Se efectuó un nuevo control de impuesto automotor en la zona oeste de la ciudad

Foto II-autosEste miércoles, personal de la Secretaría de Recaudación, en conjunto con las áreas de Seguridad y Tránsito, llevó adelante un nuevo operativo de control de impuesto automotor. En esta oportunidad, el mismo se desarrolló en la zona oeste de la ciudad, en el cual se detectó un 30% de morosos en 100 vehículos verificados.Los controles se desarrollaron, en primera instancia, a través de la modalidad de pegado de stickers en aquellos automóviles con deuda de patente, y luego se realizó un operativo sobre Avenida Juan XXIII, frente al Cementerio Oeste, con la colaboración de la Secretaría de Seguridad y la Dirección de Tránsito. Los resultados arrojaron un total de 30 automotores con deuda, por un total de 78 mil pesos.

Al respecto, el subsecretario de Ingresos Brutos, Pablo Francavilla, señaló que “efectuamos una recorrida y un operativo en la zona oeste de la ciudad en el que controlamos 100 vehículos, de los cuales el 30% presentó algún tipo de morosidad en el impuesto automotor. En algunos casos, las deudas rondaron los 11 mil pesos, mientras que en otros, 3 mil pesos e importes menores, resultando un total de aproximadamente 78 mil pesos”.

En ese sentido, destacó que “estos controles ayudan a concientizar a los vecinos y generan una conducta contributiva. Si bien todos los que son inspeccionados se les confecciona con un plazo perentorio de 72 horas para que regularicen su situación, todo aquel que se entera de los controles, verifica sus cuentas para comprobar si posee alguna deuda con el Municipio y, en caso de que sea así, ponerse al día. Además, las personas que no poseen deudas se demoran menos tiempo en estos operativos”.

Asimismo, recordó que “debido a estas acciones de control, al inicio de la gestión el incremento en la recaudación del impuesto automotor fue notorio. En estos tiempos de crisis sufrió una pequeña reducción, pero es cuando más tenemos que salir a trabajar para mejorar los niveles de recaudación”.

Finalmente, Francavilla afirmó que “es una obligación por parte de la Municipalidad cobrar los impuestos y una obligación del contribuyente pagarlos. No hay que perder de vista el fin que tiene la recaudación, que repercute en obras públicas, servicios, bienestar social, y eventos de cultura y deportes. No es recaudar por recaudar, sino que la meta es que la comunidad tenga un beneficio como consecuencia de estos ingresos”.

Enlace permanente a este artículo: http://lu4radio.com.ar/?p=1570